viernes, 28 de octubre de 2016

GENTE CARICUAO: Belmira de Lima

Durante la colonización de Venezuela, en Caricuao se constituyeron haciendas para la producción de cacao, café, caña de azúcar y hortalizas.

Con la llegada del general Guzmán Blanco al poder a mediados del siglo XIX, ocurrieron una serie de cambios vertiginosos, uno de ellos fue la llegada del ferrocarril que conecta a Caracas con el interior del país. En Antímano y Macarao, se construyeron estaciones de dicho ferrocarril. Este hecho, motiva la concentración de personas en las zonas adyacentes y se activa el comercio.
Caricuao, que se ubica geográficamente entre las zonas de Antímano y Macarao, empieza a experimentar el primer cambio demográfico en 300 años, debido a la llegada de éste medio de transporte. Los extranjeros son atraídos a las fértiles tierras por su ubicación estratégicamente cercana a la vía férrea, que brindaba mayor facilidad para transportar los cultivos.

Los campesinos descendientes de los colonos españoles y algunos portugueses laboraban al lado de los campesinos criollos o aborígenes y el terreno era tradicionalmente de cultivo, con siembras de café, caña de azúcar, maíz, yuca, mapuey, frijoles, caraotas, maní, algodón y otros productos.

Hoy gracias a nuestros amigos de Fruteria Carrizal , compartimos la siguiente historia y fotografías de su familia en estas riveras de los años 50, quienes nos han reseñado de aquellos tiempos lo siguiente:



¨Saludos. Mi abuela se llamaba Belmira de Lima, nació en Madeira-Portugal en el año 1933. Se vino a Venezuela en el año 1959 por la mala situación que se vivía en Portugal. Mi abuelo se vino unos años antes que ella para poder reunir el dinero y poderle comprar el pasaje en barco. Tenían un terreno de hortalizas en donde ahora es la autopista Antímano-Caricuao, tuvieron tres hijos y duraron varios años en esa parroquia, hasta que por cuestiones económicas vendieron y se mudaron a Carrizal.


Mi papá que es el hijo mayor fue bautizado en la iglesia de Antímano. Mi abuelo muere en Octubre de 1973 y mi abuela de tristeza (porque  no hay otra explicación) muere en Enero de 1974, ambos con 39 años¨.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Para nosotros esta breve reseña constituye una maravillosa historia, desde Caricuaofotohistoria queremos expresar nuestro agradecimiento por permitirnos conocer un pequeño espacio en el tiempo vivido en estas tierras durante esta importante época, en la cual cientos de extranjeros se establecieron en nuestro país y dieron su granito de arena a través del trabajo y el esfuerzo para poder radicarse y formar parte de la sociedad venezolana.